Fin del correo: 5 fórmulas corteses que deben prohibirse a toda costa

Un final de correo electrónico profesional puede ser impactante y atractivo sin ir más allá de los cánones establecidos por el arte de la correspondencia. Este paso es una de las cosas que no debe descuidarse, porque depende de qué acción tomar en su correo electrónico. Elegir el final correcto de la oración del correo electrónico requiere dominar aquellos que deben evitarse a toda costa. Gerente, empresario o empleado, sin duda necesita mejorar su arte de la correspondencia. En este artículo, descubra 5 fórmulas corteses que ya no deberían aparecer en su correo electrónico.

"No dudes en ...": Frase cortés poco atractiva

La frase cortés es poco atractiva porque denota cierta timidez. Más allá de eso, "No dudes en ..." es un redacción negativa. Como tal, sería, en opinión de algunos especialistas en idiomas, menos incentivo para la acción. Peor aún, induce una acción inversa, contraria a lo que esperamos.

La fórmula más adecuada es esta: "Sepa que puede localizarme ..." o "Llámame si es necesario". Obviamente, como habrás entendido, el imperativo sigue siendo popular.

LEER  Mejora tu nivel de ortografía con video

"Espero que ..." o "Esperando que ...": Fórmula demasiado sentimental

En palabras de varios expertos en código de comunicación corporativa, “hoy ya no esperamos nada en el trabajo”. Más bien, debe optar por expresiones de cortesía más asertivas, como "Deseo".

"Quedando a tu disposición ...": Cortesía demasiado sumisa

Esta educada fórmula se caracteriza por una sumisión excesiva. De hecho, quien dice "Cortesía" no significa necesariamente "Sumisión" o "Cachotterie". La experiencia ha demostrado que tal formulación tiene muy poco impacto en su interlocutor.

Por ejemplo, puede decir: "Te estoy escuchando" o "Estoy esperando tu respuesta". Son las expresiones de cortesía las que resultan más atractivas.

"Gracias por ..." o "Gracias de antemano por responder ...": Fórmula demasiado confiada

Aquí nuevamente, esta formulación ha mostrado sus límites. Denota cierto exceso de confianza. Además, la norma es que damos gracias por acciones pasadas.

Por ejemplo, podría decir: "Cuento con su respuesta idealmente para ..." o decir directamente lo que espera de su interlocutor.

"Por favor ...": redacción bastante pesada

La cortés frase "te ruego que me gustes" tiene toda la jerga administrativa. Excepto que en un correo electrónico profesional, la tendencia es la velocidad. No tenemos que ver con fórmulas administrativas muy engorrosas.

Pero, ¿qué fórmulas deberían favorecerse entonces?

Algunas expresiones de cortesía para usar

Hay muchas fórmulas de cortesía que deberían favorecerse. Se pueden citar entre ellas las fórmulas del tipo: "Buen día", "Saludos distinguidos", "Saludos sinceros", "Saludos cordiales" o "Con mis mejores recuerdos".

LEER  Un correo electrónico profesional exitoso está sujeto a varios criterios