Es un camino bastante avanzado para Lamine, de 44 años, un ex recepcionista y desarrollador web en ciernes, que no se contenta con obtener su diploma antes del verano, y actualmente está haciendo entrevistas de trabajo para elegir en qué empresa trabajará. Su aprendizaje en un oficio de lo cual, admite con toda humildad, no sabía nada hasta hace poco. Encontrarse.

"Para mí, el desarrollo web era literalmente chino", Lamine comenta cuando se le pregunta sobre sus requisitos previos al ingresar al curso de capacitación de ifocop. Se divierte hoy, pero no esconde que para seguir el entrenamiento y sacar su diploma, tuvo que aguantar, "Abstenerse de rendirse", aceptar no dominar todo de inmediato, fallar a veces ... pero no demasiado porque los equipos docentes "Quien nunca deja ir" (sic), no lo habría escuchado de esa manera.

Ingenioso, Lamine tuvo que defender su candidatura y pasar varias pruebas para integrar su formación ifocop. "Estaba decidido a seguir este entrenamiento, mi motivación dio en el blanco, me aceptaron, no sin advertir que sería intenso", él especifica. No se decepcionará y recuperará rápidamente el ritmo de los estudios superiores que había realizado hace un año.

Continúe leyendo el artículo en el sitio original →

LEER  Organízate para tu blog (con Trello)