Si vas a Francia por un período más largo o más corto, es una apuesta segura que tendrás que mudarte. Francia ofrece varias posibilidades de transporte a sus ciudadanos, residentes y turistas. Aquí hay un pequeño punto sobre el transporte público y el transporte personal en Francia.

Transporte público en Francia

Francia está equipada con varias redes de transporte de varios tipos: aeropuertos, estaciones de tren, puntos de alquiler de automóviles, metros ... Algunos son regionales, algunos son nacionales y otros son internacionales.

Los trenes

La red ferroviaria francesa es bastante densa y generalmente muy centralizada. Es un medio de transporte muy simple y muy conveniente para pedir prestado. Cada ciudad importante de Francia ofrece una red ferroviaria a sus suburbios. Por lo tanto, cada residente puede ir a trabajar o en varios puntos de interés de las ciudades tomando prestado el tren.

Las ciudades francesas están conectadas por trenes expresos regionales, también llamados TER. También son accesibles por trenes de alta velocidad o TGV. Estas son líneas importantes que cruzan todo el país. Estas líneas también llevan a otros países vecinos como Alemania, Suiza o Italia.

Muchos residentes franceses y extranjeros optan por el tren como medio de transporte para ir a trabajar. Esto elimina la necesidad de pasar una licencia de conducir o mantener un automóvil. Las grandes ciudades están trabajando para que este medio de transporte sea atractivo para desatascar ciudades.

LEER  Compensación y licencia de maternidad

Les avions

Varias de las principales ciudades francesas tienen un aeropuerto internacional. Las conexiones son diarias con los aeropuertos de París. Air France es la aerolínea nacional. Su misión es conectar las principales ciudades a la capital varias veces al día. Pero también permite que las ciudades provinciales se unan.

Las principales ciudades francesas con un aeropuerto importante son París, Lyon, Burdeos, Marsella, Niza, Estrasburgo y Toulouse.

Otras ciudades tienen aeropuertos nacionales para permitir a los residentes viajar por Francia de forma rápida y fácil. Entre estas ciudades se encuentran Ruán, Niza, Rennes, Grenoble o Nîmes.

El metro

El metro equipa varias grandes ciudades francesas. París, la capital, por supuesto está equipada. Pero otras grandes ciudades también lo tienen como Lyon o Marsella. Ciudades como Lille, Rennes y Toulouse están equipadas con vehículos automáticos ligeros.

Algunas ciudades como Estrasburgo han establecido tranvías, para permitir a los usuarios moverse por la ciudad sin usar sus vehículos personales. Los costos de transporte también se pueden reducir significativamente con el transporte público. Los residentes de ciudades equipadas con estos sistemas a menudo los prefieren cuando tienen que cruzar la ciudad rápidamente.

 Les bus

En Francia, la red Eurolines está particularmente bien desarrollada. Su misión es conectar la ciudad de París con todas las capitales europeas. La compañía también sirve a las principales ciudades francesas entre ellos.

Cabe señalar que todas las regiones y ciudades han establecido líneas de autobuses que permiten a todos moverse libremente entre los municipios y las ciudades pequeñas. Estas líneas de tránsito son especialmente útiles para aquellos que quieren llegar a trabajar sin tener que usar un vehículo en particular.

LEER  El Plan de Desarrollo de Habilidades: acciones de capacitación de empleadores para sus empleados.

Viajar en coche en Francia

El automóvil es un modo de transporte popular y buscado en Francia. A veces puede ganar en libertad, en maleabilidad, y administrar sus propias rutas personales o profesionales en todo el territorio.

Alquiler de autos

Aquellos que no poseen un automóvil pueden alquilar uno para moverse. En general, es suficiente para tener una licencia de conducir válida en Francia. Por lo tanto, los ciudadanos, vacacionistas y residentes manejan su propia ruta de transporte.

Para alquilar un coche es imprescindible disponer del carnet de conducir. Las condiciones varían entonces según la nacionalidad de la persona que pasa por Francia, pero también según la duración de su estancia en el territorio.

Muchas personas hacen su ruta de trabajo diario en automóvil. Por ejemplo, algunas personas comparten el viaje para reducir su huella en el medio ambiente o reducir el mantenimiento del vehículo y los costos de combustible.

El taxi

El taxi es otra solución de transporte disponible en Francia. Los usuarios luego buscan los servicios de un conductor para llevar a cabo su itinerario. Muy a menudo, este modo de transporte está destinado a itinerarios complejos y ocasionales.

Pocas personas buscan los servicios de un taxi para ir al trabajo o para eventos recurrentes. En estos casos, por lo tanto, preferirán el transporte público y el alquiler (o compra) de un vehículo para ir al trabajo y para viajar personalmente.

Conduciendo en Francia

Para conducir un vehículo en Franciadebe tener una licencia de conducir. Los extranjeros pueden cambiar su licencia de conducir obtenida en su país de origen contra una licencia francesa si así lo desean. También pueden tomar exámenes de licencia de conducir en Francia, bajo ciertas condiciones.

LEER  ¿Dónde está el poder adquisitivo del funcionario?

Los ciudadanos europeos son libres de trasladarse a otros países europeos durante un cierto período de tiempo. Pero los extranjeros no europeos tendrán que obtener un permiso de conducir oficial en suelo francés si permanecen menos de tres meses. Más allá de eso, será necesario un permiso.

Las redes francesas de carreteras y autopistas suelen estar bien mantenidas y gestionadas adecuadamente. Las autopistas le permiten llegar a varias ciudades y conectar las regiones.

Para concluir

Francia es un país donde el transporte se ha desarrollado muy bien. En la ciudad, los usuarios generalmente pueden elegir entre los autobuses, el tranvía o el metro. Para distancias mayores, es posible recurrir al avión y al tren. También es posible utilizar su coche o alquilar uno para moverse por Francia. A los extranjeros se les ofrecerá una serie de posibilidades, especialmente en las grandes ciudades, aunque las ciudades más pequeñas también ofrecen soluciones adecuadas.